Los equipos adrizon para cámaras frigoríficas.

Cubren desde 5 m/3 hasta 1000 m/3

La eliminación del etileno con ozono es un modo sencillo y totalmente seguro. Alargar la conservación de las frutas y hortalizas

 La utilización de OZONO en la conservación de los alimentos, bien sea a temperatura ambiente o en cámaras frigoríficas, ya es posible en Canarias.

Desde hace ya un tiempo se viene recomendando, en varios paises , la utilización del OZONO como medida higiénica de seguridad, en los depósitos refrigerados de alimentos, cámaras frigoríficas de restaurantes, supermercados, medio de transporte, etc. Siendo concentraciones requeridas en estos casos no superiores a 3 ppm por metro cubico.

Los objetivos esenciales de la Ozonización en la conservación de alimentos, son dos:

1. La asepsia de los locales de manipulación de alimentos de conservación y de distribución.

2. La desodorización absoluta de los locales y supresión de la transmisión de los olores.

En lo que se refiere al primer objetivo, el OZONO  asegura la destrucción de los numerosos micro-organismos, que se encuentran  en la superficie de los alimentos, antes de introducirlos en las cámaras frigoríficas.

Esta contaminación empieza inexorablemente al iniciarse las operaciones de manipulado.  

Los equipos adrizon, pueden instalarse, hasta de 40 Gr.

Las concentraciones de ozono en la zona de almacenaje dependerán del tipo de fruta que tengamos.

Es por ello, que  se debe realizar un estudio por parte de nuestro personal tecnico, para conocer con exactitud la cantidad de ozono que debe utilizarse.

Para lograr que las frutas duren frescas el tiempo que queremos, es necesario que la eliminación del etileno y por ello, que la generación de ozono, se mantenga desde la recolección de la fruta hasta su venta directa al público. Es decir, en todas las fases de transporte y almacenaje de las frutas debe existir un generador de ozono capaz de mantener a raya el etileno y dotar a las frutas de una calidad e higienización excelentes.

El objetivo es ampliar al máximo la vida útil de las frutas y hortalizas logrando un punto óptimo de frescura. Por otro lado, si se requiere, se puede prolongar, en la medida de lo posible, las fases previas a la maduración para que finalmente la alcance en un determinado momento del proceso de distribución.

Mi leo dictumst potenti ligula ad magna donec

Quis litora quam tempor duis eget netus, luctus nulla rutrum suspendisse.